Castilla-La Mancha, tierra de vinos

BLG

visita bodega

Castilla-La Mancha, tierra de vinos

Hablar de vinos de Castilla-La Mancha es sinónimo de calidad y reconocimiento. Así lo demuestran las cifras de consumo y ventas que cada año llenan de orgullo a los productores. Ya desde los tiempos de Miguel de Cervantes y El Quijote existen referencias a los vinos manchegos como ésta: “tanto alababa el vino que lo ponía por las nubes, aunque no se atrevía a dejarlo mucho en ellas porque no se aguase”.
A partir de 1940 llega la expansión en el cultivo de viñedo en Castilla-La Mancha, gracias a la implantación de numerosas cooperativas.

vi˝as

A la hora de elegir hay un amplio abanico para todos los gustos: tintos, rosados, blancos y  espumosos. Y si hablamos de variedades de uva nos encontramos con Airén, Tempranillo,  Garnacha (muy usada para vinos rosados), Macabeo (empleada en los espumosos y vinos blancos jóvenes) y las procedentes de Francia y más conocidas como Chardonnay, Cabernet Sauvignon y Merlot. 

Actualmente existen 9 denominaciones de origen en la región. La más extensa es la D.O La Mancha, con 353.335 hectáreas de viñedo y que comprende las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo. La Manchuela constituye otra de las Denominaciones de Origen de Castilla-La Mancha y cuenta con una producción anual en torno a 2 millones de hectolitros de vino. La D.O. Almansa y la D.O Jumilla tienen la peculiaridad del cultivo de su uva autóctona: la Monastrell. Ya en el Norte de la provincia de Toledo encontramos la D.O. Méntrida, que nace en 1976 y en la actualidad está formada por 10 cooperativas y 16 bodegas. Si viajamos hasta Guadalajara conoceremos la D.O Mondéjar, que comprende munipios como Sacedón, Yebra y Zorita de Canes, con una producción de 1.793 hectáreas cultivadas. La provincia de Cuenca cuenta desde 2003 con la Denominación de Origen Ribera del Júcar, que aparece superpuesta a la D.O. La Mancha, pero no es una escisión, sino el reconocimiento de las peculiaridades de los tintos de esta zona. Uclés es otra de las Denominaciones más jóvenes (2005), con un total de 23 municipios de las provincias de Toledo y Cuenca y sus vinos sólo pueden ser obtenidos a partir de variedades tintas: Cencibel, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Garnacha tinta. 

Llegamos a Ciudad Real para conocer la segunda denominación más extensa de Castilla-La Mancha: D.O. Valdepeñas, cuyos vinos poseen una personalidad única gracias a las temperaturas extremas y los suelos escasamente fértiles. 

Además, Castilla-La Mancha cuenta con bodegas que tienen la D.O. Vinos de Pagos (D.O. Pago Campo de La Guardia, D.O. Dehesa del Carrizal, D.O. Dominio de Valpusa, D.O. Finca Élez y D.O. Guijoso) y la Indicación Geográfica Protegida Vinos de la Tierra de Castilla.

vendimia uvasLos planes en torno al vino son muy variados y para todos los gustos. Para comenzar a aficionarse es recomendable la visita a las bodegas, sólo tienes que elegir el lugar aquí. En estas citas, los visitantes disfrutan del recorrido por las instalaciones, con explicaciones en detalle del proceso de creación del vino y finalmente una cata. 

Para aquellos más expertos en la materia un plan perfecto es acudir a las catas organizadas en las bodegas. En estas ocasiones el asistente prueba las diferentes variedades de las bodegas y aprende nociones básicas de maridaje. Si te apetece este plan sólo tienes que pinchar aquí  y conocer los días y horarios disponibles. 

 

visita bodega

Castilla-La Mancha, tierra de vinos por excelencia, cuenta con numerosos eventos relacionados con el vino. Uno de los más destacados es Fenavin (Feria Nacional del Vino) que se celebra cada dos años en Ciudad Real y reúne a las bodegas más destacadas de territorio. Puedes conocer mejor este evento visitando su web: www.fenavin.com


fenavin

Fotos: Turismo de Castilla-La Mancha y www.fenavin.com 



02/28/2018
go up