Vuelo a Vela. Active Nature

Vuelo a Vela

El planeador carece de propulsión propia, siempre desciende en relación al aire en el que vuela, la única manera que tiene de ganar altura es aprovechando los movimientos ascendentes de la atmósfera.

Sin embargo, para despegar se necesita la ayuda de algún aparato a motor.

Unos utilizan un pequeño motor del que sólo se valen para despegar, otros son remolcados por una avioneta a motor o un vehículo terrestre hasta que cogen la altura y velocidad necesarias para emprender el vuelo.

Podemos practicar el vuelo a vela o sin motor de modo autónomo, en un aeroplano monoplaza, o recurrir a la experiencia y pericia de pilotos profesionales en veleros biplaza.

go up